MundoLocoBC Te desea un hermoso mes de Octubre...Adri BC// Logo nuevo y Propio, No te pierdas de las ultimas novedades aqui!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Confusos juegos de amor - Cap 8



Amor 1, autocontrol 0


Alice Prov

-¿todos entendieron? –

- creo que si, pero, no me agrada que Edward sea la pareja de mi hermana, es decir, es pequeña y no tiene edad para enamorase –

- si, Emmett, tu hermana tiene diecinueve años, un año menor que yo, además, ¿a que edad le pediste a Rosalie que fuera tu novia? –

- esos eran otros tiempos –

- deja de quejarte, no prefieres que Bella este con mi Hermano a que este con un fulano que no conoces –

- ya entendí, estoy con tigo –

Aunque Emmett era como el niño pequeño, se sentía muy protector cuando se trataba de Bella pero el sabia que Edward era lo mejor para ella. Terminamos de cenar y cada quien partió a sus casas, Jasper me llevó a la mía, nos quedamos un tiempo en las escaleras de la entrada pero Esme fue a buscarme y tuve que despedirme a regañadientes de Jasper.

- lo siento Alice, pero, es muy tarde, tú hermano y Bella ya están dormidos –

- no te preocupes mamá, te entiendo, buenas noches –

Caminé con desgano hacia mi habitación, pero antes de llegar a la puerta me nacieron unas ganas de ver si Bella estaba bien, subía al tercer piso, llamé varias veces a su puerta pero nada, estaba cansada por lo que abrí la puerta sin permiso, cual fue mi sorpresa cuando vi la cama vacía y todo en orden, ¿en donde se había metido Bella?

Salí de nuevo al pasillo y me llamó la atención la puerta entre abierta del cuarto de Edward, mi curiosidad ganó y no pude evitar echar un vistazo y….

- Ho, por… -

Tape mi boca con las dos manos, temiendo despertar la parejita que dormía placidamente en la cama de Edward, se veían tan lindos, ¿me pregunto que fue lo que sucedió esta tarde?, mañana someteré a Bella a un interrogatorio.

Salí lo mas sigilosamente de la habitación y corrí hacia mi cuarto, serré la puerta de un golpe y tome el teléfono de la mesita de noche, busqué en la memoria del teléfono y presione el numero 1, sonó el Típico timbre tres veces y contesto una muy enfadada Rosalie.

- Alice ¿Qué demonios quieres?, las personas normales intentamos dormir –

- Ho, calla Rose que esto te interesa –

- ¿que paso? –

- adivina a quienes encontré muy acurrucaditos en el cuarto de mi hermano hace cinco minutos –

- Edward y Bella están dormidos juntos –

- si-

- ¿Juntos, Juntos?-

- ¿Qué mi hermano la tenga rodeada con sus brazos muy posesivamente te aclara la duda? –

- tengo que ver eso, iré muy temprano a tu casa, ni se te ocurra despertarlos antes de que yo llegue –

- descuida, tienes todo el tiempo del mundo, estos dos parecen osos hibernando –

- hasta mañana Alice –

- Rose, a Emmett ninguna palabra, no quiero ser hija única si no es por mis medios –

- entendido, buenas noches –

- igual –

Coloqué el teléfono en su lugar y me removí en la cama para tomar una posición cómoda, no tardé demasiado en quedar dormida, después de todo, parece que Edward y Bella no necesitarían tanta ayuda.

- Alice, despierta –

- Rose, cuando dijiste que vendrías temprano, no pensé que tato –

- ya los vi pero, hay un pequeño problema, Emmett vino con migo y quiere subir, ve a despertarlos mientras yo lo detengo –

- ¿Por qué lo trajiste? –

- se quedó a dormir con migo, ni modo que lo dejara en mi casa solo –

- tú ve a entretenerlo mientras voy y levanto a los tortolitos –

Bella PROV

Sentía el escozor de una típica mañana en Forks y un olor a dulzor, se sentía genial, no deseaba abrir los ojos por lo cómoda que me sentía.

En la noche vine al cuarto de Edward y dormí con el. Sabía que en el momento en que abriera los ojos saldría corriendo. Los brazos que estaban a mi alrededor empezaron a dibujar pequeños círculos por mi cintura, genial, se acababa de dar cuenta que estaba despierta. Sentí una tierna y dulce caricia en mi rostro, no podía contarle a Edward que escuche lo que dijo anoche, cundo supuestamente estaba dormida en la sala, confesó que me amaba, creo que fue una jugarreta de mi mente, tal vez si estaba dormida, es decir, ¿Edward me ama?, no lo creo.

Edward estaba pegado a mi, con sus manos en mi cintura, podía sentir su respiración en mi cabello, es ahora o nunca, abrí los ojos poco a poco y lo primero que vi fue su inescrutable sonrisa.

- buenos días, niña –

- ¿cuanto llevas despierto? –

- no demasiado, la verdad no se, solo te dejaba descansar –

- se duerme bien en tu compañía –

¿Por qué dije eso?, va a pensar que estoy loca o algo por el estilo.

- lo mismo digo, tu calidez es genial, me agrada –

Mientras decía eso se estaba acercando deliberadamente, podía saborear su aliento en mi boca, lo iba a hacer, iba a besarme, esto estaba yendo demasiado lejos, coloqué mi mano entre nosotros y el se alejó al instante.

- Edward, ¿Qué haces? –

- yo… lo siento, me deje llevar –

Bravo Bella, tu detuviste el beso cuando, en realidad, tu tenias los mismos deseos de besarlo. Edward saló de la cama y empezó a dar vueltas en el cuarto, si el no iba a poner las cosas en claro las cosas en claro, yo si. Me levante de un salto y me interpuse en su paso.

- Edward para, me estas mareando –

El observaba muy atentamente mi mano, la cual se encontraba colocada en su pecho, me sonroje al instante y bajé mi mano para esconderla detrás de mi espalda, sintiendo una punzada en ella, como cuando me abrazaba.

- l-lo s-siento –

Tomó mi mano con dulzura y la colocó en su mejilla, sabia que esto estaba mal pero no me importaba, empezó a depositar pequeños besos en mi mano.

- Edward, ¿estas consiente de lo que haces? –

Se que sonaba estupidad la pregunta, pero tal vez estaba adormilado y no sabia lo que hacia, pero no fue así.

- no sabes cuanto –

Se inclinó un poco para quedar a mi altura, me rodeó con sus brazos y…

- Edward, mamá te espera para desayunar, ¿has visto a Bella, no esta en su habitación?-

El tapó mi baca con una de sus manos antes de que rompiera en risas y Alice supiera que estaba aquí.

- Ya bajo y no, no he visto a Bella, de echo no he salido de mi cuarto, tal vez este en el baño –

- voy a ver, apresúrate por que Emmett esta aquí y te va a dejar sin desayuno –

Edward, se tensó de inmediato a mi lado, se escucharon unos pasaos alejándose, no lo soporte mal y mordí muy levemente la mano de Edward.

- ouch, Eso duele –

- lo siento, me estabas asfixiando, ¿Qué querías? –

- asfixiarte con mis labios, pero mí muy oportuna hermana Alice no me dejo –

- Edward escúchate, no digas algo de lo que luego te puedas arrepentir –

- se exactamente lo que esto diciendo –

Se acercó de nuevo a mi rostro pero esta vez estaba controlada y voltee mi cara para recibir un tierno beso en mi mejilla, y lo volvía a hacer. El suspiró pero no relajó su agarre.

- Te esta esperando Esme para desayunar –

- si, lo se –

Pasó por un costado muy lentamente hacia la puerta.

- ¿bella? –

- si… -

Sus labios se impactaron con los míos en un arrebato, fue solo un instante, pero me pareció eterno, ¿Por qué lo hizo?

- creo que esto nos deja con una plática pendiente –

- ya lo creo Bella –

Al parecer, ninguno tenia intenciones de hablar, Edward abrió cuidadosamente la puerta para ver que no estuviera nadie en el pasillo y nos descubriera, me hizo una señal para que lo siguiera, pero, en el instante en que salimos de la habitación ocurrió algo inesperado.

- hermanito, ¿pensé que no habías visto a Bella? –

De seguro nuestra cara era digna de una fotografía, la duendecillo diabólica de Alice se encontraba tranquilamente recargada en un costado del pasillo, como Edward y yo no podíamos articular palabra, ella se limitó a hablar.

- Explíquense –

….silencio….

- muy bien, no quieren hablar, esta bien pero… se atienen a las consecuencias –

Alice enserio estaba enojada, tenia que intervenir antes de que se marchará.

- Alice, te lo explico al rato, ¿si? –

-esta bien Bella, mas vale que bajen antes de que mamá suba por ustedes o Emmett –

- EMMETT –

Si mi hermano se enteraba del percance era mujer muerta y Alice se quedaba sin hermano, eso era seguro, es emmett.

Alice me guió hacia el cuarto que ocupaba, las consecuencias de su enojo se veían venir.

- mira Bella, lo que mi hermano y tu hagan me tiene sin cuidado, aunque seria hermoso tenerte como cuñada pero, ese es otro tema, toma la ropa que te deje en la cama y cámbiate ahora, a , y baja a desayunar –

Sabia que Alice no le gustaba que le escondiera las cosas, de ahí provenía su enojo y el portazo, ya me las arreglaría con ella después.

Me cambié y baje a desayunar, como era de esperarse, mi hermano y todos estaban allí, Edward no volteaba a verme a los ojos, desayunamos tranquilos aunque el silencio era tenso, muy tenso.

El resto de la mañana transcurrió sin novedad, salvo por el echo de que Edward estaba evitando nuestra "platica" y Alice seguía enojada.

- Enana Swan, nos vamos en dos horas –

Dos horas, es el tiempo que tenia para solucionar tamaño enrollo, tenia que empezar, corrí hacia el cuarto de la duende, ni me moleste en tocar la puerta y la abrí de un golpe.

- Alice, dime ¿Cuál es tu problema? –

- pasa Bella, no hay problema –

- no me agrada que estes enojada –

- no lo estoy –

- por favor, ¿dime que tienes? –

- ¿Qué tengo?, mi mejor amiga pasó la noche con mi hermano y no me lo dice, es decir, me miente, eso es lo que me pasa –

- Alice, nadie te oculta nada, simplemente da un poco de pena decírtelo, después de todo estamos ablando de tu hermano. –

- lo entiendo solo que, ya me conoces, quiero saberlo todo –

- si, eso lo tengo muy presente –

Mi amiga se relajó un poco y ambas comenzamos a reír por mi comentario, estaba a la disposición de darle una explicación, emitiendo algunos detalles, claro esta.

- mira, tu hermano y yo estuvimos viendo películas hasta muy tarde, tuve una pesadilla y le pedí que me dejara dormir con el –

- te creo, pero mi hermano no es de dormir en la misma cama que una chica, así nos crió mamá –

- si pero, soy yo, su mejor amiga, y no es la primera vez –

- si, claro, se me olvidaba cuando teniamos nueve años, como olvidarlo –

- deja de ser sarcástica –

- ¿no te referías a esa vez? –

- pues… si –

- vamos, eso fue hace 10 años, no son los mismos niños y a ti te gusta el, que quieres que piense –

- espero que nada malo –

- te quiero demasiado Bella –

- yo igual Alice, ¿amigas? –

- amigas no, hermanas –

Después de haber arreglado las cosas, busque por toda la casa a Edward, era ahora de aclarar las cosas entre nosotros. Escuché un piano de fondo en la casa, así que estaba en el salón, no lo pensé dos veces y Salí disparada hacia allá.

No toqué la puerta, se me estaba volviendo una costumbre, al parecer el no me escuchó entrar, me acerque sigilosamente a su lado, en un impuso me coloque enfrente del enorme del piano para llamar su atención, Edward dejo de tocar y se levantó lentamente.

- Bella, siento lo de esta ma… -

Tapé su boca con mis labios, no se por que lo hice y de donde saque la valentía, estaba por arrepentirme, pero el no me lo permitió, me tomó ambas manos y las coloco alrededor de su cuello, después, fue descendiendo las suyas por mis costados hasta llegar a mi cintura donde, posesivamente, me empujo contra el, delineó mi labio inferior con la punta de su lengua, pidiendo permiso para profundizar el beso, el cual yo se lo concedí, no se cuanto tiempo estuvimos besándonos, pero no tardamos en separarnos en busca de aire.

- Bella, ¿esto que significa? –

- dejemos que el tiempo lo decida –

- solo si me permites besarte otra vez –

- no tienes que decirlo dos veces –

Estábamos a punto de volver a lo nuestro cuando la voz de mi hermano lo arruino todo.

- Isabella, ya nos vamos, tengo que pasar a dejar a Rosalie –

- ya voy –

Hice un par de muecas mientras me alejaba de Edward no sin antes darle un pequeño y casto beso en sus dulces y adictivos labios, sin duda esto era el comienzo de algo muy grande.

1 comentario:

Ada Cullen dijo...

OOOH SI babyy!! soy feliz por fin se besaron yeah!!! y diooos que puedo decir Alice Y eMMTT los adorooo...gracuas por actualizar IAE me ENCANTA este fic

Comenta!